Tu sombra y tu luz: ¿Las aceptas por igual?

 

Todos tenemos sombra y luz. ¿Cuántas veces has pensado que hay muchas partes de ti que no te gustan?, algo que está en tu físico, algo que está en tu historia personal, algún rasgo de tu carácter, cualquier cosa que forma parte de ti y de tu vida, que te acompaña hace ya algún tiempo y que no te acaba de convencer del todo.

Lo ocultas a los demás, te lo ocultas a ti mism@ y no sabes muy bien qué hacer con eso…..si mirarlo de frente, si pasar de ello, si esconderlo para que nadie lo vea…..

En cualquier caso no le das el permiso para que salga abiertamente y lo puedas aceptar así sin más.

 

Sombra y luz + autoestima

 

Lo primero que he de decirte, es que sea lo que sea la sombra y la luz forman parte de ti, el simple hecho de rechazarlo solo te lleva a una cosa: una baja autoestima.

Si lo has leído bien, además es cuestión de lógica, si hay algo en mí que no me gusta y lo rechazo, eso implica que rechazo una parte de mí y según has visto en algunos de mis post, ¿Por qué tengo la autoestima baja?, ¿Qué es la autoestima?,  la autoestima se basa en gran medida en amarnos y aceptarnos con todo, lo que nos gusta de nosotros mism@s y lo que no.

Ahora bien que lo aceptes, no implica que no hagas nada para cambiarlo.

La aceptación de la sombra y la luz, es solo el primer paso hacia el cambio y ese movimiento es el que te va a traer algunas de las herramientas que necesitas para encontrarte mejor contigo mism@ y superar tus propias barreras. Clic para tuitear

Mi experiencia personal

 

Yo no soy muy alta (mido 1,60), y durante muchos años tuve complejos respecto a este tema.

Me sentía que me faltaban algunos centímetros para poder ponerme según que ropa  que me gustaba mucho, pero que no me permitía ponerme porque consideraba que era para mujeres más altas.

En muchas ocasiones me miraba al espejo y no me gustaba, no aceptaba esa parte de mí que no era como yo esperaba y quería.

Un día me canse de ese rechazo a mi misma y me puse delante del espejo descalza tal cual, para poder tomar conciencia completa de mi misma y de aquello que había rechazado durante tantos años, y…¿sabes que paso?.

Que empecé a mirarme con otros ojos, con los ojos de la aceptación, del permiso y del amor a mí misma.

Comencé a utilizar la ropa que me gustaba sin tener en cuenta si era para mujeres altas o no, me la ponía y ya está. Me miraba al espejo y me decía a mi misma que no pasaba nada por ser bajita, que era una característica como otra cualquiera y que podía vivir con ello tan felizmente.

No te voy a hablar de los condicionantes que nos pone la sociedad para ser perfectos y exitosos tanto a nivel físico como conductual, condiciones que son totalmente irracionales y perversas con nosotr@s. Clic para tuitear

 

Romper con las normas

 

La mayoría de veces decidimos seguir esas condiciones sin más, sin pararnos a pensar en cómo nos afectan esas “normas” tan estrictas.

Lo que sí quiero que tengas claro, es que aceptar lo que no te gusta de ti, es clave para que tu autoestima esté en su sitio, no puedes pretender valorarte a ti mism@ si hay partes de ti que no quieres ver y no quieres aceptar.

La segunda parte de este proceso, es lo que aprendes con esa aceptación de la sombra y la luz.

En mi caso esta lección me hizo ver que las personas somos mucho más que un físico y que era el momento de mirar más por dentro que por fuera.

Muchas veces de manera automática me fijaba más en el aspecto exterior y miraba menos a las personas por lo que son y no por la apariencia que tienen.

 

Sombra y luz Bea Vindel

Las super lecciones

 

Estas son las dos superlecciones que yo aprendí en su momento:

Si no acepto todo de mí, es imposible quererme de verdad y de manera incondicional. Con lo cual mi autoestima no va a estar del todo bien.

Eso que no acepto de mí, es algo que también traslado a los demás en algún grado de manera automática e inconsciente, con lo cual también me puede ayudar a ver el mundo de otra manera.

Es curioso, pero todo lo que está en nosotros, está también en nuestro entorno y es una buena idea darle un par de vueltas a cómo nos miramos a nosotros mism@os, para ver cómo miramos a los demás.

Cuanto más aceptas tu parte oscura, más aceptas las partes oscuras de tu entorno, sin que ello implique que tengas que tomar partido en ello. Cada uno ha de ser responsable y libre para mirarse o no y para cambiar su actitud respecto a lo que ve o no.

 

Tu sombra y tu luz van a estar contigo siempre

 

En cualquier caso, ten claro que esa oscuridad que no aceptas va a seguir contigo ya que forma parte de ti y de tu historia, una historia que tiene mucho que contarte si la quieres escuchar y varias pistas para profundizar en quien eres, en quien has sido y en quien quieres ser de ahora en adelante.

Permítete ese privilegio, por amor a ti y a tu entorno, no caigas en la trampa de la sociedad que repulsa lo que no es perfecto y correcto según patrones caníbales que nada tienen que ver con las personas de verdad que somos.

 

Sombra y luz Bea Vindel

 

¿Te atreves a ponerte delante del espejo y empezar a decirte que te aceptas y te quieres?

Háblate a ti mism@, di en voz alta cuanto te quieres y como valoras la persona que eres, no tengas miedo de las cosas que no te gustan de ti, son parte de tu ser y tienen su función para tu desarrollo personal.

Espero que este post te ayude a enfrentarte un poco más a ti mism@ y a que te atrevas a dar ese paso de conocerte y aceptarte en profundidad, esa es la clave para conseguir una buena autoestima y la paz contigo mism@.

Un abrazo fuerte

PD. Comparte en tus redes sociales si crees que esta información puede ayudar a otras personas a aceptar su sombra y su luz. ¡Gracias!

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar