Seleccionar página

La vulnerabilidad

La vulnerabilidad esa sensación que tan poco nos gusta tener, que nos hace sentirnos frágiles y débiles y que tanto nos incomoda.

Todos pensamos que es símbolo de fragilidad, que si nos sentimos vulnerables, nos van a hacer daño o van a herir nuestros sentimientos o nos van a destrozar el corazón, pero nada más lejos de la realidad.

La vulnerabilidad nos conecta con nuestro YO más real y nuestra capacidad para sentir emociones y mostrarnos a los demás tal y cómo somos, sin tapujos y desde nuestra verdadera esencia personal. Clic para tuitear

El miedo a mostrarnos, viene impostado por la sociedad y por el sistema en el que vivimos que no permite o mejor dicho no ve con buenos ojos que las personas tengamos emociones y seamos capaces de mostrarlas a todo el mundo.

Cuando en realidad es algo totalmente normal y saludable.

 

El contacto con los demás

 

¿Sabes que ocurre cuando le explicas a alguien como te sientes o lo que sientes?.

Se activan áreas de tu cerebro vinculadas a las emociones y al contacto con el ser humano y sobre todo a la creación del vínculo que es lo que nos une los unos a los otros.

Nuestro problema es que como no estamos habituados a trabajar con emociones, ni a gestionarlas ni a permitirnos sentirlas, tenemos miedo de que otra persona pueda herir eso que sentimos o nos pueda ridiculizar. Clic para tuitear

Hay muchos casos en los que no comentamos que sentimos porque en anteriores ocasiones nos han dañado y tenemos miedo a que nos vuelva a pasar.

Es cierto que hay que tener cuidado a la hora de elegir un confesor para nuestras emociones, ya que por desgracia vivimos en una sociedad muy desvinculada y han proliferado mucho los psicópatas integrados como los narcisistas de los que sí hay que protegerse.

Son personas con una desconexión emocional patológica incapaces de tener empatía con las demás personas y que solo están pendientes de sus propias necesidades personales.

En breve escribiré un post sobre este tipo de personas y daré algunas claves para enfrentarse ellos.

 

Fragilidad vs vulnerabilidad

 

Volviendo a la vulnerabilidad, es importante diferenciar muy bien este concepto del de fragilidad.

Es imposible pretender ser indestructible y pensar que nunca me puedo sentir mal o que no tengo derecho a tener días o épocas más tristes.

Todo esto se vincula directamente con el hecho de permitirnos sentir emociones y expresarlas al otro, esto no nos hace frágiles, simplemente muestra nuestra condición de vulnerabilidad y además su expresión como he comentado anteriormente, nos une directamente con las demás personas al establecerse ese vínculo emocional de comprensión y apoyo.

 

Permiso para sentir vulnerabilidad

 

Dicho esto creo que es muy importante que empecemos primero a permitirnos a nosotr@ mism@s sentir emociones, sean del tipo que sean y a escucharlas y después empezar a abrirnos más dentro de nuestro entorno de confianza.

Es decir empezar a explicar más a nuestros seres queridos que sabemos que nos aman y nos respetan cómo nos sentimos, mostrarles abiertamente esa vulnerabilidad.

Veréis como vuestras relaciones se vuelven mucho más profundas y serenas y empezáis a veros y a ver a las personas que os rodean con otros ojos.

vulnerabilidad beatriz vindel

El ser humano, nos guste o no tiene emociones y esas emociones tienen una función bilógica de auto conexión y de conexión con el exterior y es ahí justamente cuando entra en juego la vulnerabilidad.

 

Completa tu propia visión

 

La vulnerabilidad al conectarnos con nosotros mismos y con los demás, nos permite vernos desde un enfoque mucho más completo y dirigido hacia nuestro desarrollo y el desarrollo de las relaciones que tenemos.

Al contrario de lo que pensamos, no supone fragilidad, sino fortaleza al descubrirnos y descubrir nuevos recursos para gestionarnos a nosotros mismos y a los lazos que construimos con otras personas.

Nos da una visión mucho más amplia de la emocionalidad y las relaciones: eso no es fragilidad, sino fortaleza y desarrollo.

Espero que estas ideas y conceptos os hayan ayudado a tener otro enfoque y que podáis comprender la diferencia entre fragilidad y vulnerabilidad, que empecéis a permitiros sentiros vulnerables y que comprendáis que eso no os hace frágiles.

Sino que os hace más sabios y con más recursos para tener una vida plena en la que contempláis el amor de manera completa y profunda que os conecta con el entorno y que con las personas a las que amáis en vuestra vida.

Aquí te dejo el vídeo de éste post para completar la información:

 

 

¿Te animas a sentir la vulnerabilidad?, ¿Que beneficios crees que te puede aportar?

Me gustaría saber cómo te va con esta nueva emoción y que cosas sientes, así que no te cortes y explica todo lo que te apetezca 😉

PD. Comparte en tus redes sociales si crees que esta información puede ser útil para otras personas. ¡Gracias!

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar