Seleccionar página

Gestión emocional para emprendedores

 

Si eres emprendedor ya lo sabes. Cuando empiezas con tu negocio te asaltan un millón de pensamientos y emociones que a veces pueden resultar bloqueantes. Pero tengo una buena noticia para ti: puedes transformar todo eso que sientes en algo productivo para ti y para tu negocio, sólo tienes que saber cómo hacerlo.

¿Qué ocurre cuándo te propones emprender?

 

Cuando decides que quieres emprender con tu negocio, sientes una vorágine de emociones muy diversa.

Por un lado sientes que has encontrado tu misión de vida, y que ya sabes que es lo que has venido a hacer a este mundo.

Por otro lado, empiezan a asomar la cabeza emociones y sensaciones cómo el miedo, la inseguridad y la incertidumbre, entre otras muchas, que a veces, pueden resultar muy molestas.

¿Y qué haces con todo esto, cómo lo gestionas?

No te voy a contar mentiras, gestionar todas estas emociones y sensaciones, no es una tarea sencilla, pero se puede hacer si sabes cómo, para que lo haces y que vas a conseguir haciéndolo.

¿Qué emociones iniciales tienen los emprendedores?

 

Las emociones que suelen venir al iniciar un proceso de emprendimiento, son muy variadas y van en función de cada persona, su experiencia vital y según mi experiencia, de aspectos pendientes de arreglar en tu vida que por lo que sea no has podido resolver.

Y es que cómo te he comentado en algún otro artículo y video (Bypass Espiritual), todo lo que no resuelves en tu propia vida, siempre vuelve para ser resuelto.

Las emociones y sensaciones más frecuentes que yo he tenido y que he visto que tenían otros compañeros son las siguientes:

Miedo al fracaso.

La inseguridad respecto a la capacidad de cada uno.

La falta de paciencia.

La valoración de la meta y no del camino recorrido.

La falta de fe en uno mismo.

Bajo mi experiencia y mi perspectiva, esto es lo que suele sentir un emprendedor cuando empieza su andadura.

Está claro que cada persona es un mundo, pero estas emociones/sensaciones son bastante frecuentes y suelen darse de manera muy habitual entre las personas que inician un negocio.

Como transformar esas emociones en algo productivo

 

Ahora bien, seguro que te gustaría transformar ese malestar en algo productivo para ti y darle la vuelta para que te ayuden a sentirte mejor contigo mismo.

Lo primero que has que saber es que tienes que aceptar todo esto que sientes, no vale taparlo o meterlo debajo de la alfombra e ignorarlo, eso no te va a ayudar a sacar partido de la situación.

Es preferible que lo mires a la cara y comprendas por qué y para que estás sintiendo todo eso. Que hay en esas emociones y sensaciones para ti.

¿Cómo puedes hacer para que sean productivas y te traigan un desarrollo personal y profesional a tu vida?

 

emprendedores dudas bea vindel

 

Puedes hacerte estas preguntas directamente:

Por qué siento…..

Para que siento….

Ya que es ahí dónde está la respuesta que necesitas encontrar.

Te pongo un ejemplo: Imagínate que tienes mucha auto exigencia y que te pides a ti mism@ hacerlo todo bien y triunfar rápido con tu negocio.

Estás muy focalizado en llegar a la meta y no estás valorando el camino que estás haciendo y lo que estás consiguiendo en ese camino.

Te exiges cada día más y más y no te das el permiso de disfrutar del proceso, del aprendizaje y de lo que te estás llevando en este momento.

En este caso, puedes preguntarte para que te está sirviendo el proceso, que puedes sacar de él y que te puede aportar todo esto a ti cómo persona, ¿Qué puedes hacer para sacar el máximo partido de esta situación?.

Seguramente tienes que pararte un momento y empezar a pensar en tu actitud actual y en cómo puedes transformarla para ayudarte a ti mism@ a sentirte mejor y a ser más productivo para tu negocio.

Dale un par de vueltas y verás que es más sencillo de lo que piensas y que puedes avanzar mucho más si te das una tregua y revisas tu actitud.

Emprendedores y desarrollo de habilidades

 

La verdad es que le emprendimiento es una gran oportunidad para el desarrollo personal.

No conozco mejor manera de desarrollarse a uno mismo que empezar con un negocio y aprender a darte a la vuelta a ti mism@ para promover cambios profundos en ti y sacar los mejor de tu persona.

Simplemente tienes que fijarte en lo que te molesta de ti mism@ y comenzar a darla la vuelta y verlo desde otra perspectiva para avanzar.

Algunas de las habilidades que puedes desarrollar los emprendedores

 

La resiliencia

Una de las habilidades que mejor puede llegar a definir a un emprendedor es la resiliciencia.

Es la capacidad que tenemos de sobreponernos a los golpes de la vida, salir airosos de esas situaciones complicadas y aprender cosas de ello.

Es fácil venirse abajo cuando las cosas no salen cómo nos gustaría y la capacidad para reponernos y sacar la parte positiva de la situación o incluso aprender de esa situación es la mejor manera de superarnos y aprender a desarrollar habilidades cómo la resiliencia.

La constancia

Otra habilidad muy útil es la constancia. Esta puede ayudarte a estar más presente y más conectado en tu día a día y a tener fuerza de voluntad para ir avanzando poco a poco en tu camino.

La constancia te va a ayudar a definir tu objetivo, concretar los pasos que debes dar para llegar a él y para ir hacia tu destino con eficacia y tesón.

La constancia es uno de los mejores aliados del emprendedor, ya que el camino es a veces largo y duro, y si no tienes constancia, puede resultar complicado conseguir algo.

Creer en uno mismo

Otro de los hándicaps que te puedes encontrar al emprender, es el no creer en ti mism@ y en tu proyecto.

Es algo bastante frecuente el hecho de no creer en tu proyecto y en lo que puedes conseguir. Quizás este es un buen momento para aumentar tu autoestima y empezar a creer en ti de verdad.

Cuando te pones un reto y te inicias en el emprendimiento, es un buen momento para empezar a confiar en ti y en tus capacidades, y con más motivo si no lo has hecho antes nunca.

Creer en un@ mism@ es la base para que tu autoestima esté elevada y te permitas conseguir o por lo menos ir a por todos tus sueños en la vida.

Así que aprovecha este momento y date el permiso de brillar y de conectar con tu esencia personal y todas tus capacidades.

La productividad

Por último, la productividad. Esa gran compañera que puede ayudarte a sacar todo el partido de la situación y a ir viendo cómo tus sueños se van cumpliendo poco a poco.

Esta habilidad unida a la constancia, pueden ser dos de tus grandes aliadas para conseguir tus objetivos, y puedes aprender muchísimo más de ellas de lo que piensas.

Focalizarte en lo que funciona y desvincularte de lo que no, te va a ayudar primero a separar la paja del grano y focalizar tus esfuerzos en lo que es más productivo para ti y segundo, vas a dejar de perder el tiempo en acciones, pensamientos y emociones que tienen poco retorno positivo para ti.

Puedes ver aquí el vídeo de este artículo:

 

 

Resumiendo…

Un proceso de emprendimiento, no está solamente vinculado a un desarrollo profesional, también tiene mucho que ver con tu conexión personal , con quien tu eres y con las capacidades que puedes sacar de ti mismo para superarte y dejar que salga tu mejor versión.

Si estás en medio de un proceso de emprendimiento, no te cortes, date el permiso de brillar, de ser quien siempre has querido ser y de sacar a la luz todo tu potencial.

Utiliza el proceso para avanzar junto con tu negocio y para darte lo mejor en cada momento.

¿Ya has pensado que capacidades vas a comenzar a desarrollar de ti mism@ para ti y tu negocio?

Me gustaría saber cómo te va ;).

Comparte esta información en tus redes sociales, si crees que puede ayudar a otras personas que estén emprendiendo a sacar lo mejor de sí mism@s. ¡Gracias!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar