Aceptarte: el mayor acto de amor que puedes hacer hacia ti mismo

 

¿Te gustaría aceptarte y reconciliarte contigo mism@, darte el permiso para ser cómo eres, con lo que te gusta de ti y lo que no?.

Seguro que has pasado por esta situación, pero muchas veces te resulta imposible aceptarte y te das cuentas de que hay cosas de ti que no quieres ver. En este artículo te doy un par de claves para que empieces a hacerlo desde YA!.

Lo que ocurre la mayoría de veces, es que nos avergonzamos y nos culpamos tanto de nosotros mism@s, de lo que somos, pensamos, decimos y hacemos, que no queremos ni mirarnos.

No nos damos el permiso completo de encontrarnos y vernos tal cual, con lo que nos gusta y lo que no, es decir de aceptarnos completamente. Clic para tuitear

 

Una sociedad perfeccionista que limita el aceptarte

 

¿Sabes porque es tan difícil aceptarte?, porque vivimos en una sociedad muy exigente y perfeccionista.

No hay espacio para aprender  o equivocarse y mucho menos para desarrollar esa capacidad del ser humano de pasar por un proceso creativo de sí mismo y de encontrarse completamente con quien es.

Estas emociones tan incomodas que a veces nos surgen cuando empezamos a mirarnos cara a cara, la vergüenza y la culpa, son en realidad una construcción social que nos limita mucho cómo seres humanos.

Tú de manera natural no necesitas tener esas emociones para sobrevivir.

Como vivimos en una sociedad con altos niveles de exigencia, te hace falta una señal para que te des cuenta de que “no eres como se espera que seas”, y esta señal son esas emociones de vergüenza y culpa.

 

Las emociones tóxicas de esta sociedad

 

Hay diferentes maneras en que se manifiestan estas emociones, una de ella es que al mirarte por dentro y encontrar cosas de ti que no te gustan, sientes vergüenza y/o culpa por tenerlas y evitas aceptarte.

No te preocupes es totalmente normal, por lo que te he comentado más arriba.

La sociedad quiere que seas perfecto y como no lo eres, porque es imposible serlo, te sientes avergonzado/a y culpable de no cumplir con esas expectativas sociales.

¡¡Como ves esto para tu autoestima es muy caníbal e insostenible!!

Por eso, cuando empieces a indagar en ti mismo o en ti misma y aparezca la vergüenza, hazte la siguiente pregunta:

¿Qué es lo que me estoy exigiendo que no me corresponde exigirme?.

Estas exigencias que nos auto imponemos por orden social son las que destruyen nuestra autoestima por completo, así que te recomiendo empezar a separar responsabilidades impuestas de responsabilidades elegidas. Clic para tuitear

 

La vergüenza

 

Te pongo un ejemplo, empiezas a mirarte por dentro y ves que no te gustan tus hábitos alimentarios, te avergüenzas porque crees que deberías comer mejor para tener más salud y más energía y conectas con esa vergüenza hacia ti por no verte mejor y por no preocuparte más por tu salud.

En realidad esta emoción es desmesurada, ya que tampoco hace falta que te maltrates por no hacer algo que sería bueno para ti.

En lugar de eso, puedes empezar a aceptarte y sentir compasión por ti y comenzar a tener una dieta sana, y sobretodo darte cuenta de que seguramente no has sido solo tú quien ha integrado esos malos hábitos en tu vida.

Quizás ha sido un cúmulo de circunstancias, así que nada de machacarse, mejor tomar responsabilidad sobre ello y empezar a cambiar cosas ;).

 

Aceptarte Bea Vindel

 

La culpa

 

Otra de las emociones estrella que nos minan la autoestima es la culpa.

En este caso considero que la religión ha tenido bastante que ver con el discurso del castigo y el mensaje de culpabilidad que ha ido extendiendo a lo largo de los siglos.

Tú no eres culpable de nada, en todo caso eres responsable de la parte que te corresponde y tienes que asumir esa responsabilidad para comprometerte contigo, pero ojo, solo de la parte que te corresponde a ti. Clic para tuitear

Te pongo un ejemplo: tienes una persona cerca que es muy manipuladora, que te hace sentir mal con frecuencia y además para hacerte sentir culpable, te dice que tú tienes la culpa de que el/ella esté mal.

Evidentemente esto no es así, aquí cada uno tiene que gestionar lo que siente y que hace con eso que siente, no vale culpar a los demás de nuestro estado de ánimo porque no sabemos qué hacer con él.

Así que cuando la culpa vuelva a llamar a tu puerta, pregúntate: ¿De esta culpa que siento, que parte es mi responsabilidad y que parte responsabilidad de otras personas o situaciones?.

 

Aceptarte Bea Vindel

Para aceptarte, necesitas generar recursos

 

Muchas veces tienes miedo a mirate, porque no tienes recursos para aceptarte y no sabes cómo manejar la culpa y la vergüenza, si aprendes a hacerlo, podrás empezar a mirar dentro de ti con más libertad, seguridad y aprenderás a aceptarte.

Una vez empiezas a aceptarte tal y cómo eres, tu autoestima va a subir de manera casi automática.

Piensa que si no te aceptas del todo es imposible que tu autoestima suba, es algo lógico, si estás rechazando una parte de ti te estás rechazando a ti, así que nada de rechazos. Clic para tuitear

 

Aceptarte sin castigarte

 

Acepta todo de ti y proponte un plan de acción para cambiar algunas cosas que no te gusten, pero sin castigarte, simplemente tomando conciencia de esas cosas y viendo como las puedes cambiar con el máximo respeto hacia ti y tu autoestima.

Piensa en ti y en tu esencia personal, quien eres de verdad y de que experiencias, emociones y pensamientos estás hecho.

Espero que estos dos conceptos de vergüenza y culpa te hagan empezar a perder el miedo a ver dentro de ti, mirar y aceptar todo lo que ves. Esa es la calve que te lleva a la aceptación de ti mismo completa y al auto perdón de verdad.

Aunque inicialmente resulte incomodo, te aseguro que cuando lo hayas hecho un par de veces, lo veras de otra manera y si tienes cualquier  consulta o quieres comentarme algo a través de este post o las redes, estaré encantada de responderte.

¿Que vas a hacer para empezar a aceptarte?. Cuéntame cómo te va y que pones en marcha para empezar a aceptarte.

Un abrazo fuerte

 

Comparte esta información en tus redes, si crees que puede ayudar a otras personas a sentirse mejor consigo mismas.

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar