inteligencia emocional bea vindel

¿Cómo gestionar mis emociones?

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.4″ header_2_text_align=»center» text_font=»Verdana||||||||» text_text_color=»#000000″ text_font_size=»20″ text_line_height=»1.9em» header_font=»ABeeZee|700|||||||» header_text_color=»#ff6100″ header_font_size=»45px» header_2_font=»ABeeZee|700|||||||» header_2_text_color=»#ff6100″ header_2_font_size=»30px»]

La inteligencia emocional y su utilidad en nuestro desarrollo personal y bienestar

 

¿Que es la inteligencia emocional?

 

La inteligencia emocional, es la habilidad que desarrollamos para escuchar nuestras emociones, conectar con ellas y entender el mensaje biológico que nos aportan y poder crear así una respuesta adaptativa a la situación que nos ha provocado dicha emoción.

 

Ejemplos

 

Imaginaros que una persona está emprendiendo un nuevo proyecto empresarial, y por un lado está muy ilusionada con su proyecto puesto que va a significar un desarrollo competencial importante tanto a nivel personal como profesional.

Por otro lado, tiene miedo y está asustado, porque no sabe cómo va a ir, aún no tiene todos los recursos que irá construyendo durante el proceso, y siente mucha incertidumbre por el desconocimiento que le produce la situación y por una falta de creencia y seguridad en sí mismo que le impide ser positivo-realista.

 

¿Que podemos hacer?

 

  1. Asustarnos del todo y pensar que no seremos capaces de lograr nuestro objetivo. Consecuentemente, saldremos corriendo y desistiremos porque estamos muertos de miedo y preferimos huir de esa sensación que aprender a gestionarla. La consecuencia será que perderemos la imagen de credibilidad de nosotros mismos, no desarrollaremos herramientas para el cambio, no daremos un paso más en nuestro proceso de expansión y desarrollo y nos auto limitáremos y castigaremos con el conformismo y el no permiso a brillar.
  2. Aprendo a gestionar esa incertidumbre, me siento un día conmigo mismo y analizo profundamente que es lo que me da miedo y seguramente saldrán cosas como:
  • No creo en mi suficiente (entonces hay que trabajar la autoestima y la conexión conmigo mismo, para darme el permiso de brillar).
  • El mundo está muy mal para que yo pueda triunfar (esto me parece que podría ser una creencia limitante).
  • No tengo conocimientos de negocio para sacar adelante mi proyecto (quizás ha llegado el momento de hacer alguna formación al respecto y aprovechar mejor mi potencial).
  • No sé cómo gestionar este proceso de desarrollo de negocio, (quizás ha llegado el momento de parar y pensar en montar una estrategia de negocio antes de actuar sin criterio).

¿Veis las diferencias de aprendizaje de una situación a otra?

Si yo salgo corriendo siempre y no escucho completamente como está fundamentado mi miedo y que mensajes me trae, no puedo generar una actitud adaptativa, ni recursos, ni soluciones enfocadas a solucionar estas necesidades.

Simplemente una y otra vez me escondo y huyo de mi mismo sin generar los recursos necesarios.

 

Enfrentarse a las situaciones

 

¿Os imagináis que a los largo de la historia las personas hubiéramos huido sin enfrentarnos a las situaciones?.

Seguramente no hubiésemos avanzado en nada, ya que no hubiéramos escuchado que necesidades teníamos y que recursos había que desarrollar para adaptarnos a esta situación.

Es entonces evidente, que cuando hay una emoción, hay que escucharla, ver y sentir que nos dice, que nos está pidiendo nuestro cuerpo y nuestro ser para adaptarnos a la situación y poder conseguir una respuesta adaptativa que nos permita dar un paso más en nuestro desarrollo.

 

La biología y las emociones

 

Biológicamente nuestro cuerpo está preparado para desarrollar este tipo de cambios y no acomodarnos en nuestra zona de confort que tanto nos limita como seres humanos.

La inteligencia emocional, se basa en esto, es entender que nos dicen nuestras emociones, en escucharlas y descifrar el mensaje que nos traen para que nos adaptemos a la situación que estamos viviendo.

¿Os imagináis que en la prehistoria los hombres nunca se hubieran enfrentado a los animales en la lucha?, no hubieran conseguido alimento, ni pieles para cubrirse, ni herramientas para cazar, etc….

Es por esto que es tan importante escuchar a las emociones y comprender su mensaje. Es una cuestión biológica adaptativa que no podemos eludir, simplemente porque si lo hacemos, es imposible que nuestra vida avance y nos lleve a un paso más de desarrollo personal.

Es como si a un niño que quiere aprender a andar, se lo prohibiésemos, sería absurdo verdad?, pues es un poco lo que nos hacemos a nosotros mismos cuando no nos escuchamos, boicotear nuestro desarrollo e impedir la respuesta adaptativa biológica.

 

inteligencia emocional bea vindel 2

El cerebro

 

A nivel neurológico y funcional, el cerebro límbico está conectado con el cerebro reptiliano y el neocortex, de hecho se encuentra en medio de los dos, con lo cual es un nexo de conexión entre el archivo inconsciente y la capacidad creativa del ser humano.

Esta ubicación del cerebro emocional, no es aleatoria y entre otras funciones, una de ellas es la de generar el aviso emocional, para revisar los archivos guardados en el inconsciente y poder activar así la capacidad de creación de archivos nuevos que nos resulten productivos y nos lleven al cambio, a la evolución y a la respuesta adaptativa que necesitamos en cada momento de nuestras vidas.

¿Pensáis que utilizamos estas funciones de manera completa?, en muchas ocasiones, cuando sentimos una emoción incómoda, salimos corriendo de ella y esto nos impide ver que hay detrás de esa emoción y que tenemos que cambiar para adaptarnos a la situación que nos provoca malestar.

Como veis la inteligencia emocional, tiene una función adaptativa biológica y es mucho más que una moda que suena bien, tiene que ver con nuestro desarrollo personal y nuestra adaptación al entorno.

Te dejo aquí el enlace del vídeo de este artículo:

 

[/et_pb_text][et_pb_video _builder_version=»3.4″ src=»https://www.youtube.com/watch?v=PmbIMw2a6Hg&t=12s» /][et_pb_text _builder_version=»3.4″ text_font=»Verdana||||||||» text_text_color=»#000000″ text_font_size=»20″ text_line_height=»1.9em»]

 

Espero que este post os haya servido para comprender la importancia de permitirnos sentir las emociones y la utilidad que tienen en nuestro desarrollo.

Un abrazo fuerte.

PD. Comparte este artículo en tus redes sociales si crees que puede ayudar a más personas a comprender sus emociones. ¡Gracias!

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. Hola Beatriz, me ha gustado mucho todo lo que he leído, es una buena guía para avanzar en nuestras vidas, es verdad que lo más importante y difícil a la vez, es la gestión de las emociones y desarrolllar estrategias o movilizar recursos para conseguirlo, todos flaqueamos más en unas cosas que en otras, yo personalmente estoy en un momento de esa apatía vital de la que hablas, traducida en una desmotivación por las cosas que hago incluyendo las que me gustan, tengo 61 años, he ido perdiendo a personas importantes en mi vida o alejándome de amigos o conocidos por distintas razones, vivo con mi marido más como compañeros de piso y amigos que como pareja sexual, mi hijo está estudiando fuera y siento una gran desconexión con el entorno, y un sentimiento de abandono y soledad… he estudiado psicología y llevo años intentando resolver este sentimiento, no es la primera vez que me ocurre aunque ahora es más profundo, más desgarrador y aunque he hecho nuevas amistades, no tienen el nivel de complicidad, implicación y compromiso que he disfrutado con otras, no siento que puedo contar con ellas para cualquier cosa, no me siento apoyada o reconfortada por su amistad, no lo suficiente, llevaba cinco años sin trabajar en un trabajo que me producía mucha tensión por las características del mismo y ahora vuelvo de nuevo para hacer lo mismo, necesito hacerlo y me gustaría que fuese distinto, va ser una nueva experiencia y también quiero que sea diferente, pero me asusta que se repita la situación aunque mi actitud pueda haber cambiado, es un trabajo duro, de mucha responsabilidad y en un lugar donde hay poca o dudosa disposición a ayudar, me vendría bien tomar algunos consejos, porque tengo un doble sentimiento, quiero hacerlo para ganar dinero y mantenerme ocupada, creo que me va a venir bien porque estaba empezando a pensar que estoy entrando en depresión por pasarme demasiado tiempo en casa sin esperar que venga nadie, y por otro lado y como ya he dicho me asusta este cambio…gracias por anticipado, un abrazo

    1. Hola Isabel,

      Me alegro que te haya gustado la guía y que te sea útil. Los sentimientos de soledad y abandono, vienen en muchos casos por lo que ocurre en nuestro entorno y en otros muchos casos por nuestro propio abandono personal de nosotros mismos. Te animo a que le des una vuelta a eso, y vuelvas a reconectar contigo y tus necesidades reales, desde ti y no desde lo que necesitan los demás.

      Por otro lado, los cambios son retos que nos ayudan a superarnos y nos enseñan mucho de nosotros mismos. Puedes indagar en que te va a traer de nuevo ese reto y que puedes sacar para ti de esta situación.

      No te desesperes, ten confianza y paciencia contigo misma, si trabajas en ti y conectar otra vez contigo, verás cómo ves resultados pronto. Es cuestión de recuperar tu propia conexión.

      Gracias por compartir tu experiencia. Te mando un abrazo fuerte y mucho ánimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.